Seleccionar página

Se acercan los carnavales, una fiesta cuyo sinónimo es la diversión. Valencia siempre ha sido una ciudad íntimamente ligada a esta fiesta. Ya lo decía Vicente Blasco Ibáñez en su obra “Arroz y Tartana”, publicada en 1894: “Muchachos con pliegos de colores voceaban las «décimas y cuartetas, alegres y divertidas, para las máscaras» las, colecciones de disparates métricos y porquerías rimadas, que por la tarde habían de provocar alaridos de alegre escándalo en la Alameda. En los puestos del mercado vendíanse narices de cartón, bigotes de crin, ligas multicolores con sonoros cascabeles y caretas pintadas, capaces de oscurecer la imaginación de los escultores de la Edad Media (…); Sonrisas contagiosas que provocan la carcajada y carrillos rubicundos a los que se agarra un repugnante lagarto verde.

Y es que con los primeros despuntes del sol mediterráneo, y con la vista puesta ya en la primavera, llega una de las celebraciones más divertidas de nuestro calendario. Ese “alegre escándalo” del que habla Blasco Ibáñez, trae consigo toda una variedad de colores, cánticos y sonidos. No obstante, debemos tener en cuenta cómo afecta este aumento de decibelios al ambiente que nos rodea. Los vecinos pueden verse afectados por nuestras actividades festivas.

¿Tienes planeada una fiesta? ¿Algún desfile en el que lucir tu disfraz? Debes respetar, como siempre, la bajada del nivel de decibelios durante la franja nocturna, comprendida desde las 23 hasta las 7 horas. A continuación, te damos dos claves para disfrutar de tu carnaval sin molestar al resto:

Un desfile con empatía: Sabemos que te has currado un buen disfraz. Seguro que es mucho mejor que el de tu amigo. Sí, ese que lleva meses diciendo que va a ganar esa apuesta. No obstante, si tienes planeado participar en algún desfile o pasacalle con tus colegas, amiguetes, con la falla o con tu abuela, debes respetar los horarios y los niveles de decibelios. La ordenanza municipal fija el tope en 55 decibelios para las zonas residenciales durante el día, mientras que los reduce a 45 decibelios por la noche. Además, para esta clase de actos, se necesita una autorización previa. También es necesaria para el empleo de artículos sonoros que generen distracción.  Si participas en algún desfile o fiesta en la calle, intenta evitar las aglomeraciones durante el camino. De esta forma, el foco del ruido no se acumula en un lugar no permitido. Ya sabes, ¡un banco no es lugar para cantar o bailar!

Terrazas respetuosas: Es momento de organizar cenas y nuestro clima nos ofrece la posibilidad de disfrutar de las terrazas de los locales y restaurantes. Debes tener en cuenta que en zonas terciarias, en las que se concentra el sector servicios, el nivel se sitúa en 65 durante el día y en los 55 en la franja nocturna. La ley es la misma para las puertas de acceso de los pubs y locales de ocio. ¡Si eres fumador, debes respetar el descanso de los vecinos y no gritar! Por todo ello, debemos mantener una actitud tranquila y evitar los excesos de ruido cuando disfrutemos de las terrazas de nuestra ciudad.

¡Disfruta de una manera responsable y seguro que así disfrutarás todavía más!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies