Seleccionar página

Tras el verano arrancamos con una época de reconexión, pilas cargadas y retorno a la rutina con fuerza. Una “vuelta al cole” en toda regla, y no solo para los niños y estudiantes. La mayoría comenzamos con energía un nuevo curso después de un periodo más o menos largo de descanso, no sin antes pasar por unos días de adaptación en los que esa batería parece que aún no está al 100%.

¿Qué nos está pasando?, ¡hemos conseguido descansar, pero no rendimos lo que deberíamos! Algunos lo llaman estrés postvacacional, ya que nos cuesta volver a la cotidianidad e incluso concentrarnos. Un regreso escalonado para evitarlo sería lo ideal, pero desafortunadamente no suele ser posible.

A los que estos días retoman los estudios u ocupaciones que requieren mucho esfuerzo intelectual les hacemos algunas recomendaciones para que la “vuelta al cole” no sea tan dura.

  • ¡Importante!, trabajar siempre en un entorno ordenado y bien acondicionado. La iluminación, la temperatura del espacio y una mesa limpia de distracciones nos darán serenidad.
  • Estrenar algo de material de oficina como símbolo de una nueva etapa. Una agenda o libreta de notas donde anotar nuevas ideas, bolis, colores o rotuladores a estrenar nos ayudarán a romper con lo anterior y motivarán a vivir un nuevo curso lleno de cosas buenas.
  • Marcarnos nuevos objetivos. Y no solo en lo laboral o estudios. Como al inicio de un nuevo año una lista de propósitos realistas y abordables nos ayudará a motivarnos fuera de la oficia y las clases. Comenzar a hacer deporte de nuevo o apuntarse a un curso de pintura o cocina.
  • Mejorar la concentración en un espacio silencioso. Estudiar en entorno adecuado, un espacio que sea silencioso o con música relajante. Para ello podemos poner en práctica técnicas como la respiración abdominal, la meditación o el mindfulness (atención plena). Si por el contrario la oficina o el lugar de estudio es ruidoso y no podemos evitarlo, para evadirnos del ruido podemos usar tapones o auriculares con música relajante o de cancelación del ruido. Y si esto no es posible, abordar el problema amablemente con los demás también puede ser una solución que, además mejorará la convivencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies