Seleccionar página

Una obra en la calle, un atasco de coches, los pitidos, el paso de una ambulancia, el sonido de un teléfono móvil o incluso el murmullo de los compañeros reduce el rendimiento escolar.

Son incontables las ocasiones en las que estando en la universidad es imposible concentrarse en las clases de un profesor, o leer atentamente un texto o cualquier otro tipo de actividad que implique un alto grado de concentración.

Un estudio realizado recientemente por la Facultad de Psicología de la UAM advirtió que la contaminación acústica puede tener efectos negativos en los estudiantes como la reducción de la atención, del rendimiento o la productividad e incluso generar situaciones de estrés.

Por lo tanto, conseguir que el entorno sea más silencioso mejoraría la vida en la universidad y se conseguiría un mayor rendimiento.

La solución encontrada para algunos es la de encontrar cascos, para otros tapones. Para los primeros, los que escuchan música, hay que advertirles que deben hacerlo a un nivel de volumen adecuado (unos 50 decibelios, y así lograr reducir esa sensación de ruido y conseguir así una mayor concentración.

Si te ha interesado esto, puede que también te interese

Decibelios, la unidad para medir los sonidos. Descubre a cuántos decibelios conversamos habitualmente, pasan los coches por la calzada o un avión por encima de nosotros. 

Puedes continuar leyendo sobre el estudio de la UAM aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This