Seleccionar página

Se acerca el mejor momento del año en la capital del Turia. Marzo es el mes más esperado por todos los valencianos apasionados por nuestra fiesta más internacional, Las Fallas.

Gente de todos los rincones del mundo visita la ciudad en la semana álgida de una fiesta Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Nacieron en el siglo XVIII y han ido transformándose hasta llegar a lo que conocemos hoy en día: una explosión de luz, color y sonido donde admirar a los artistas falleros que levantan cada año sus monumentos, los pirotécnicos que nos dejan boquiabiertos con las mascletás y los castillos… Todo ello para que disfrutemos de la gran fiesta de València.

Muchas son las tradiciones que nos vienen a la cabeza en torno a este festejo: la indumentaria, los bonitos vestidos que lucen falleros y falleras, las falleras mayores con su ¨senyor pirotènic pot començar la mascletà¨, pero también lo asociamos al barullo que provocan las verbenas por las noches, las calles cortadas, casales en mitad de las calles y ríos de gente hasta altas horas en la noche viviendo los días a tope. Y es que una de las cosas que más gusta de este mes, es poder pasarlo bien hasta muy tarde, en mitad de la calle y disfrutando del clima mediterráneo, pero, mientras unos lo pasan bien, otros seguramente necesitarán descansar.

La ciudad se vuelve más sonora, y ese es uno de sus atractivos:  Poder entretenerse al aire libre, mascletás… son actos tradicionales que atraen a multitud de gente. Cabe recordar que durante las Fallas disponemos de un horario más amplio para las verbenas y fiestas en la calle, ya que el resto del año solo están autorizadas hasta las 2 de la mañana, mientras que durante estas fiestas lo están hasta las 4 de la madrugada. Eso sí, hay que cumplir con un limite de decibelios ya que, todo festejo celebrado en la vía pública tiene un límite de 90 dbA, medidos desde 5 metros de distancia del foco del sonido. Para disfrutar de todos los festejos y dejar disfrutar a los demás de su descanso solo hay que seguir unas sencillas recomendaciones:

  • Acatar siempre los horarios de los festejos a pie de calle, actuar con serenidad y armonía ante las aglomeraciones de gente que pueden sumar ruido extra al de la propia fiesta o verbena.
  • Respetar zonas de descanso con viviendas y convivir con placidez en zonas como casales falleros, lugares de paso o alta afluencia como el núcleo urbano.
  • Utilizar el transporte público o los carriles bici para evitar atascos y tráfico, sobre todo en el centro de la ciudad.
  • Respetar las zonas de fuego autorizadas para así cohabitar con los vecinos y que también pueden vivir la fiesta con sosiego, paz, y sobre todo, disfrutando del esplendor que ofrece nuestra ciudad en estas fechas.
  • No ensuciar. Debemos tirar residuos a papeleras urbanas, contenedores de reciclaje para mantener limpia la ciudad y que a los servicios de limpieza les cueste menos hacer volver a la normalidad a la ciudad.

Todo ello para poder vivir al cien por cien desde la primera mascletá hasta la cremá. Así que, haz ruido contra el ruido y que nada impida el gozar de unas Fallas con empatía y responsabilidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This